04. Oct 2016 Artículos

Los indígenas quieren vivir en paz, con los colonos

Por:

Line Bechman

Una guía para la convivencia ayudará a proteger la naturaleza y mejorar la relación entre el pueblo indígena Rama-Kriol y los colonos.

Con mucha alegría el pueblo indígena Rama-Kriol recibió oficialmente el titulo de su territorio en el sureste de Nicaragua en el año 2009. Pero desde hace varios años, los pueblos indígenas de Nicaragua han visto que cada vez hay más colonos que entran a su territorio, donde se construyen viviendas, cortan los bosques y cultivan el suelo.

El problema de la tierra en Nicaragua es muy complejo, una buena parte de la tierra pertenecen por ley a los pueblos indígenas, pero en los últimos años su territorio  ha sido invadida por colonos de otras partes del país. Este es el caso del territorio Rama-Kriol, en el se calcula que más de 20 mil colonos han entrado y se han asentado ilegalmente en sus tierras.

La guía de convivencia está compuesta por, entre otras cosas, un contrato entre el gobierno territorial y los colonos, que declara que los colonos han sido aprobados por los rama-kriol, porque han cumplido con algunos requisitos. El contrato da el permiso a los colonos de permanecer en el territorio y cultivar el suelo para las necesidades de autoconsumo.

Modesta Gaitán Roger y sus hijos, familiares políticos y nietos, un total de 18 personas, es una de las familias que han obtenido un contrato de arrendamiento de la tierra en el territorio Rama-Kriol.

"Nos sentimos mejor ahora, antes tuvimos problemas, porque alguien nos quería echar de aquí," dice Modesta Gaitán Roger.

Antes había otros que también trataron de entrar en el pedazo de tierra donde vive la familia, pero ahora la familia tiene un contrato de arrendamiento de la tierra.

"Antes, no teníamos seguridad en este pedazo de tierra, pero ahora tenemos un contrato de la propiedad, y nos da una mayor seguridad," dice Gregorio Ruiz, hijo político de Modesta.

Por cada habitante rama-kriol, hay cuatro colonos en su territorio, por lo tanto los indígenas de la zona tienen una fuerte necesidad de actuar para proteger su territorio. El gobierno territorial de Rama-kriol quería el diálogo y la cooperación como método de solución y con el apoyo de IBIS ellos desarrollaron una guía para la convivencia pacífica.

"Ahora tenemos un contrato, y si hubiese algún problema, vamos a la oficina del gobierno territorial de inmediato," explica Gregorio Ruiz.

Es favorable para los colonos, tomar parte de la "sociedad", porque cuando una familia ha obtenido un contrato de arrendamiento, está protegida por el titulo del territorio del pueblo indígena y por lo tanto, sus miembros están protegidos por las convenciones y leyes internacionales.

La guía para la convivencia se puede utilizar como un modelo para otros grupos de pueblos indígenas en Nicaragua y en el mundo para asegurar el respeto de los derechos territoriales y la protección del medio ambiente.

Comments