16. Nov 2015 Artículos

Reciclaje y renovación crean oportunidades para jóvenes

“Los chicos son mis amigos y me ayudan,” dice Emill Alexandra Ortiz Muñoz - Foto: Line Bechmann

Por:

Line Bechmann

En el barrio Acahualinca los jóvenes han ofrecidos talleres y capacitaciones en nuevas cursos innovadores de reciclaje y renovación. La esperanza es que los jóvenes obtengan nuevas oportunidades y a través de esta iniciativa y nuevos aprendizajes logren puestos permanentes y un ingreso estable.

Acahualinca es un barrio con una población de más de 18,000 personas, de ahí 70% son niños y jóvenes. Muchos jóvenes del  barrio están buscando oportunidades para estudiar, para que puedan conseguir un trabajo digno con un salario decente que les permiten mejorar las condiciones de sus vidas. IBIS está apoyando a los jóvenes en el barrio a través del proyecto ‘Mujeres y hombres jóvenes por el derecho a un trabajo digno’ ejecutado por su contraparte, Dos Generaciones.

El sueño de salir la pobreza

El barrio es pobre y existen pocas oportunidades para los jóvenes; por lo tanto muchos jóvenes sueñan por conseguir un trabajo y ganar dinero para salir de la pobreza.

"Quiero tener mi propio negocio," dice Emill Alexandra Ortiz Muñoz. "Ya sé mucho acerca de la mecánica. He aprendido mucho, y yo quiero ser mi propia jefa un día."

Emill tiene 16 años y vive con su madre, cuatro hermanos y su tía de 15 años. Es su madre que mantiene a los niños, pero Emill ayuda en la casa cuidado a sus hermanos menores.

Pasantía en el “mundo” de los chicos

En septiembre 2015 Emill comenzó una pasantía en un taller de mecánico como parte de  la formación que ha recibido a través del proyecto, lo cual aportará oportunidades y condiciones que permitan acceder a trabajos en condiciones dignas y que se reconozcan las capacidades tanto para hombres como para mujeres.

"Soy una chica, pero yo puedo tener intereses de un chicos, eso está claro." Ella sabe que la mecánica normalmente es una profesión masculina, y sus amigas no la entienden.

"Pero eso es lo que me gusta, qué puedo hacer," explica ella. Emill considera a sus compañeros de cursos como sus amigos, ellos siempre están dispuestos para ayudarla.

Ahora Emill espera un contrato permanente en el taller de mecánico después de la pasantía, para poder ganar dinero, aprender más cosas para que su sueño de ser su propia jefa algún día pueda hacerse realidad.

Comments